Las tortugas verdes y los bobos: Especies de tortugas en la playa de Lara

Por viotopo News
Las tortugas verdes y los bobos: Especies de tortugas en la playa de Lara

Lejos de las grandes zonas turísticas y comerciales, Lara Beach es un espectacular pedazo de costa deshabitada, llena de rincones salvajes. Protegida por rocas calcáreas, la arena de esta playa es suave y fina. Es un lugar mágico al atardecer, que debe ser caminado cuidadosamente debido al peligro latente de pisar cualquiera de los nidos de tortugas que abundan en la playa. Lara Beach es uno de los dos grandes enclaves donde las tortugas verdes van a alimentarse y poner sus huevos.

Se accede por una carretera poco transitada, quizás la más espectacular de Chipre. Para llegar allí, pasas por Akamas, una zona de desarrollo preservada, con matorrales del desierto, exuberantes pinos y ocasionalmente flores silvestres. En Lara Beach, la parte norte del cabo está vinculada a un programa gubernamental para la protección de la naturaleza. Se ha creado una reserva marina con el objetivo de salvaguardar dos especies en peligro de extinción: las tortugas verdes y las cabezas desconocidas.

Las tortugas son el principal atractivo de estas playas. Después de rastrear 34 de estos reptiles durante más de una década desde sus caldos de cría en Turquía, Chipre, Israel y Siria, los científicos encontraron que las tortugas verdes suelen forrajar en diez lugares del Mediterráneo. Especialmente cerca de las costas de Libia, en los golfos de Bomba y Sidra, donde se encuentran los dos más importantes. Estos expertos han propuesto la creación de áreas marinas protegidas en estos puntos, ambientes en los que se pretende conservar y promover la recuperación de esta especie amenazada. Esto beneficiaría enormemente a las poblaciones de tortugas verdes.
Hasta la llegada de los centros turísticos y de spa, las playas de Chipre han servido como hospitales de maternidad para las tortugas, que llegan entre junio y septiembre para poner sus huevos. Cavan sus agujeros por la noche, depositan cientos de huevos en ellos y se van. Después de un período de incubación de entre 5 y 10 semanas, las pequeñas tortugas, de no más de 5 cm de longitud, emergen de la arena y se dirigen hacia el mar, tratando de evitar los muchos peligros y depredadores como zorros y aves marinas, entre otros animales. En condiciones óptimas, una sola tortuga bebé por embrague alcanzará la madurez.

En verano, durante la temporada de puesta y los voluntarios que preparan el lugar para la llegada de las tortugas, se instalan redes de protección alrededor de los nidos. Una tienda de campaña situada al pie de la colina proporciona refugio a las tortugas bebés antes de que se dirijan al mar y algunos puntos de información se instalan para los visitantes.
En este contexto, el proyecto de conservación de tortugas en Lara Beach, iniciado por el Ministerio de Pesca y cofinanciado por la Unión Europea, permitió cuadruplicar las posibilidades de supervivencia de estas especies en peligro de extinción. El Mar Mediterráneo es una fuente de vida para tres continentes y es esencial cuidarlo y preservarlo. Tomando las precauciones necesarias, tal vez muy pronto la isla de Chipre podría ser rebautizada como «Isla de las Tortugas».

Inicie sesión o regístrese para calificar este nuevo.

Publicidad